Ningún alimento engorda.

0

Frases como: ¡Yo no puedo comer pan ni papas!, ¡a mí el arroz me engorda! o ¡los dulces engordan doctora! las escuchamos todos los especialistas en nutrición a diario. Analicemos estas situaciones, pues es más frecuente de lo imaginado que realicemos restricciones innecesarias de alimentos o que nos sometamos a dietas que excluyen alimentos porque ‘engordan’.

Si revisamos la evidencia científica, en ningún alimento hay sustancias o factores que le confieran algún efecto especial en el peso corporal. Lo que sí sabemos, es que los hidratos de carbono (carbohidratos) refinados como pan blanco, arroz blanco, pastas y el exceso de azúcar en postres pueden ser las herramientas utilizadas en personas con necesidad de ‘recompensa’.

¿A qué nos referimos?

En el problema del sobrepeso y la obesidad deben incluirse siempre factores psicológicos y medioambientales como contribuyentes del exceso de peso. En esta área, es donde se han estado realizando estudios científicos, con muchas limitaciones, encontrando asociaciones entre ‘adicción a ciertos alimentos’, ‘ansiedad y depresión’, los llamados ‘antojos’ (cravings, en inglés), que suponen el consumo excesivo de estos alimentos por la liberación de sustancias a nivel cerebral, como la dopamina, la cual juega, junto al sistema mesolímbico de recompensa, un rol protagónico en la regulación de la ingesta de alimentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here