Juzgado peruano pone en libertad a Keiko Fujimori tras una semana en prisión preventiva

0
LIMA, PERU
A siete días de ser detenida por lavado de activos, Keiko Sofía Fujimori, fue liberada este jueves tras la anulación de la detención preliminar de 10 días por la Sala Nacional de Apelaciones.
Al conocer el fallo de su libertad, la líder de Fuerza Popular, el mayor partido de oposición en el Congreso, de 43 años, rompió a llorar y se abrazó con sus abogados y su esposo, el estadounidense Mark Vito Villanela, con quien tiene dos hijas, Kiara y Kaori.
La liberación de Keiko Sofía se da junto a la de los jefes de su campaña presidencial en el 2011, Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya, y 17 personas más sindicados como falsos «aportantes» por la fiscalía.

Tras la detención de Keiko Sofía, se detuvo el lunes pasado a su equipo de más cercanos colaboradores y asesores: Pier Figari, Ana Vega, Vicente Silva Checa y Carmela Paucará, su secretaria personal. Ellos seguirán con detención preliminar, que durará diez días.

La Fiscalía peruana investiga a Keiko Fujimori por haber formado dentro de Fuerza Popular, «una organización criminal que tenía entre sus fines obtener poder político, recibiendo para ello aportes ilícitos provenientes de (…) Odebrecht», sostiene.

Además, según el documento de la Fiscalía, la donación de Odebrecht serviría para que luego, al ser Gobierno, se retribuyeran los aportes ilícitos mediante el otorgamiento de obras sobrevaloradas, beneficios legislativos y/o favorecimiento judicial, continuando así como «un mecanismo de corrupción empresarial y estatal».
Las declaraciones de uno de los dueños de la constructora brasileña, Marcelo Odebrecht, sumada al testimonio del jefe de la compañía en Perú, Jorge Barata, confirmaron que en la campaña presidencial de 2011 se le entregó 1,2 millones de dólares a Fuerza Popular.
Durante la detención de Keiko Fujimori, sus hermanos Hiro Alberto y Sachi Marcela se prodigaron en diversas entrevistas en las que clamaron contra la injusticia que, a su juicio, supone la detención de la líder de oposición.
«Son momentos muy duros. Le han anulado el indulto a mi padre. Veo a mi hermana afrontar la pérdida de su libertad. Pero, ¿cómo le explicó a sus hijas lo que pasa con su mamá y su abuelo?», refirió Sachi Marcela.
Telenovela Fujimori
La historia de la familia Fujimori es una telenovela por capítulos para los peruanos desde que su hija Keiko Sofía se enfrentó al patriarca, Alberto Kenya, quien gobernó con mano de hierro durante diez años en Perú, y a su hermano menor, Kenji Gerardo.
La disputa se enervó en diciembre pasado, cuando el entonces presidente, Pedro Pablo Kuczynski, otorgó el indulto humanitario a Alberto Kenya; dos días después de que el benjamín de los Fujimori lo salvara de la destitución.
Keiko Sofía, quien lidera el partido mayoritario en el Congreso, respondió acusando de corrupción a Kuczynski, lo que forzó su renuncia y luego expulsó a su hermano y parte de su grupo político del Congreso.
Todo era color de rosa para la líder de la oposición hasta que en julio pasado se reveló que una organización criminal (los cuellos blancos) con lazos en todos los poderes dirigida por el prófugo juez supremo, César Hinostroza, contó en una de sus conversaciones grabadas legalmente que mantenía reuniones con la «señora K» de la «fuerza número 1 en el Congreso».
A partir de ahí todo empezó a adquirir tintes negros para Keiko Sofía, porque el actual presidente, Martin Vizcarra, declaró la lucha contra la corrupción y pidió un referéndum para hacer cambios profundos en un tema crucial en la política peruana: la financiación de los partidos durante las elecciones.
La anulación del indulto humanitario al patriarca mostró los pliegues de la división de los Fujimori, y puso una vez más contra las cuerdas a Keiko Sofía que tiene más de 80 por ciento de desaprobación y afronta una investigación por lavado de activos de la que aún no se ha librado

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here